¿Se han preguntado alguna vez cómo es el mundo desde el punto de vista de un gato? Nuestros ojos tienen muchas cosas en común con los de los felinos, sin embargo, los ojos de los gatos ocultan sorprendentes misterios.

Sus sentidos, altamente desarrollados a lo largo de miles de años de evolución, lo convierten en un eficiente depredador.

Su campo de visión es más amplio
Los ojos de los gatos recogen un campo de visión más amplio que el que perciben los Humanos de Compañía. “Los gatos tienen un campo de visión de 200 grados, en comparación con los 180 grados de las personas” explicó el investigador Nickolay Lamn, quien realizó un extenso trabajo sobre la visión felina, con ayuda de oftalmólogos veterinarios de la Universidad de Penn, EE.UU.

Los ojos de los gatos son más grandes
Una de las transformaciones más llamativas que la necesidad de cazar, y de prolongar esta actividad durante un mayor número de horas del día, fue lo que provocó el aumento del tamaño de sus ojos.

Los gatos ven hasta ocho veces mejor con luz tenue
“Los antecesores salvajes de nuestros actuales gatos domésticos necesitaron maximizar todo lo posible el tiempo de caza; por eso sus ojos se adaptaron a ver incluso con una mínima luz tenue”, dijo el investigador John Bradshaw de la Universidad de Bristol, Reino Unido.

Esta necesidad ha provocado importantes cambios en la estructura de los ojos de los felinos y explica por qué los gatos ven entre seis y ocho veces mejor en la oscuridad.

Los gatos ven más borroso de día
Las células receptoras de la luz alojadas en los ojos de los gatos, y encargadas de la visión, no se distribuyen del mismo modo que los humanos. Durante el día los ojos del gato no envían al cerebro información detallada sobre qué células fotorreceptoras de la retina se estimulan, por lo que su visión diurna es más borrosa.

Los gatos no ven en blanco y negro
Los humanos tienen en los ojos tres tipos de células cono receptoras del color: rojo, verde y azul. Pero “los gatos, como los perros, carecen del cono rojo, y por eso solo ven colores como el azul, el verde y el amarillo; mientras que pueden considerarse ciegos para los rojos o rosas”, señaló Bradshaw. Los gatos tampoco perciben los colores más vivos ni tan saturados como las personas.

Difícil enfoque de cerca
Tener los ojos grandes implica otras dificultades, estos no son tan sencillos de enfocar, dificultando su visión cercana. Por el contrario las personas cuentan con músculos en los ojos que distorsionan los objetos muy cercanos, con el fin de permitir verlos mejor.

#Gatosaludos
El Equipo de Bichos y Mascotas®,