Conozcan amigos las que pueden ser las razas de gato más peculiares.

Scottish Fold

Esta raza originaria de Escocia es de estructura ósea mediana y gran musculatura. Poseen pies redondos y una cola gruesa de tamaño mediano. Su cabeza es muy redonda y sus orejas pequeñas y dobladas hacia adelante, por lo cual su rostro parece el de un búho.

Su nariz es chata y corta y cuentan con unos pómulos salientes. De pelaje corto, no tienen un color específico. Poseen un carácter fuerte y un gran instinto cazador. La raza fue reconocida como tal en 1974.

Sphynx o Gato Esfinge

Lo que más llama la atención junto con la aparente ausencia de pelaje, son sus ojos grandes e hipnóticos, cuya profundidad se agudiza ante la carencia de cejas. En realidad, no son gatos pelados sino que su piel está cubierta por una capa de vello muy fino, corto y parejo, casi imperceptible a la vista o al tacto. Esta característica se debe tanto a una mutación genética natural acontecida en la década de los 60 en Canadá, así como al trabajo de criadores serios que decidieron fijar y mantener estos rasgos. Es la primer raza “sin pelo” reconocida por las asociaciones felinas, las cuales llevan registro genealógico de los felinos de raza.

Levkoy Ucraniano

Es una de las razas más recientes del mundo. En el año 2004, el Levkoy Ucraniano nació de la cruza de una hembra Sphynx con un macho de orejas caídas. De apariencia muy singular, este gato parece un ser mitológico. Tiene un tamaño mediano y su cuerpo es estilizado y elegante. Su cabeza es larga y plana en la parte superior, con un perfil angular que lo asemeja a un perro. Sus ojos, grandes y almendrados, son de colores variados y muy brillantes. Lo que los diferencia de los gatos esfinge son sus orejas que caen hacia delante. Estos especímenes se encuentran actualmente en Ucrania y Rusia.

Cornish Rex

Podemos decir que el Cornish Rex es un capricho de la genética. Una mutación natural espontánea originó su principal característica: sobre el lomo presenta un pelaje ondulado, corto, denso y sedoso. Esta mutación sucedió en los años 1950, en el suroeste de Inglaterra, y desde entonces estos gatos no han parado de sumar adeptos. De carácter cariñoso y amplia variedad de colores, esta especie posee huesos muy finos y su cuerpo es musculoso y delgado. Su fácil cuidado lo convierte en un excelente y excéntrico animal doméstico.

Exotic Shorthair

Este tipo de gato es de una raza que tiene la complexión del gato persa pero con el pelo corto. Se obtuvo como obra de una hibridación del British Shorthair, el American Shorthair y los persas, dando como resultado un gato robusto de pelo corto y denso. Tiene un diseño compacto, cuerpo redondeado y fornido. Su nariz es chata y corta, sus orejas son pequeñas y, junto con sus grandes ojos, su expresión facial es muy dulce. Quizás no goce de la popularidad del gato persa, pero esta raza se ha extendido rápidamente gracias a que el cuidado de su pelaje es menos complicado y, al no caerse tanto.

Munchkin

El Munchkin es una raza creada por una mutación genética natural, que dio lugar a gatos con piernas más cortas de lo normal. Esto no supone un problema para ellos, ya que la poca longitud de sus piernas no parece interferir con sus habilidades a la hora de correr y saltar. Por otra parte, tampoco sufren de los muchos problemas de la columna vertebral que se asocian típicamente con estas características, ya que su tipología es generalmente indistinguible de la de otros gatos. Los hay de todos los colores y se distinguen entre pelo corto y los de pelo largo.

Peterbald

Peterbald es una raza de gatos pelados originada en Rusia en 1994. También se caracterizan por la ausencia de pelo. El gen responsable de esta cualidad se denomina “gen ruso para la pérdida del pelo” y es hereditariamente poligénico: muestra una serie de variaciones discontinuas, por lo que puedes encontrar algunos ejemplares que poseen pelaje. Son de tamaño mediano y se caracterizan por una combinación única de características físicas armónicas y bien balanceadas: su cabeza, vista de frente, tiene la forma de un triángulo equilátero. Sus muy grandes orejas puntiagudas están ubicadas en forma lateral, continuando el triángulo que forman las líneas imaginarias de la cuña. Animales esbeltos, sus ojos son almendrados, tienen patas largas pero armónicas a su cuerpo.

Savannah

Los Savannah son una nueva generación de felinos y poseen un aspecto muy exótico. Esta raza híbrida surge de la cruza de un gato doméstico y un Serval, gran gato salvaje africano de tamaño mediano. Tienen orejas grandes y piernas largas. En su pelaje se observan sorprendentes marcas que lo asemejan a los leopardos. Es la raza de gatos domésticos más grande que existe actualmente, aunque sus medidas pueden variar de forma significativa, incluso en una misma camada. Si estás pensando adoptar un ejemplar de esta raza, deberás proveerle de un espacio donde pueda ejercitar su musculoso cuerpo. Es capaz de saltar más de 2 metros verticalmente en el aire: debido a estas características, expertos debaten sobre si es posible o no su domesticación.

Laperm

Esta raza, originaria de Oregon, Estados Unidos, se produjo cuando una hembra de la camada nació con su piel desnuda. Sin embargo, al cabo de unos meses, desarrolló un pelaje rizado y sedoso, consecuencia de una mutación producida por un gen dominante. De contextura media y cuerpo musculoso, la característica principal de LaPerm es que nacen sin pelo y se ven bastante feos. De todas formas, un tiempo después sorprenden al desplegar un pelaje ¡sumamente rizado!

Gato Elfo

Este gato ha sorprendido a la comunidad entera debido a su gran parecido con una criatura mítica, por lo cual, los han denominado Gatos Elfos. Esta especie es el resultado de un cruce entre las razas Curl Americano (que tiene las orejas curvas) y el Esfinge o Sphynx (que no tiene pelaje), y cada uno de los raros ejemplares vale alrededor de dos mil dólares. Cabe destacar que debido a la falta de pelaje, estas mascotas necesitan estar siempre lejos del sol y ser bañados constantemente.

#Gatosaludos,

Fuente: Mundo Felino