La prevención y una limpieza mensual anticipa enfermedades, largos tratamientos, y costosas cuentas con el veterinario.

Nuestras mascotas requieren atención y cuidados para la prevención de enfermedades e infecciones, que si no se tratan a tiempo pueden convertirse en un gran problema. Además del cuidado de dientes, pelaje y peso, debemos estar siempre al pendiente de sus oídos.

Mirta nos comparte que tras 15 años de tener mascotas como parte de su familia, una de sus pequeñas resultó propensa a la infección de oídos; que viene paralelo con las alergias en la piel por contracto con ciertos agentes, como el pasto.

Los siguientes cuidados están indicados en general para todos los perros y los gatos, aunque hay algunos que requieren especial atención:

  • Perros con orejas colgantes, como Cocker Spaniel, Golden Retriever, Bulldog Inglés y Francés, Setter Inglés.
  • Perros con bastante pelo en las orejas y predispuestos a alergias, como el caso de los Terrier, Yorkshire, West Highland.
  • Hembras no esterilizadas, ya que al entrar en celo se bajan las defensas y favorece a la evolución de infecciones.
  • Gatos que pasan parte del tiempo en el exterior.

Es recomendable limpiar las orejas de nuestras mascotas una vez al mes, y lo más recomendable es utilizar los servicios de un especialista, sin embargo también pueden ser ustedes. Para ello sólo es necesario usar gasa esterilizada mojada con un poco de aceite mineral — o aceite de coco, aceite de almendras —. Pasen la gasa por el pabellón auricular, o sea, al interior de la oreja y la parte externa del oído.

En caso de utilizar algún limpiador especial de uso veterinario sigan las instrucciones de la caja o las indicaciones del médico. Hay algunos que pudieran parecer invasivos, pero si son los indicados para tratar alguna infección no hay opción.

Para evitar y/o identificar infecciones en una etapa temprana, hay que asegurarnos de lo siguiente:

  • Evitar acumulaciones de cerumen.
  • Evitar que entre agua a las orejas de los animales durante el baño.
  • La oreja debe lucir limpia, rosa pálido, sin humedad ya que es un ambiente propicio para la aparición de hongos.
  • Si tienes más de una mascota, procura evitar que se laman al interior de las orejas uno al otro.

Revisen la oreja si notan que su mascota sacude mucho la cabeza o se la rasca con frecuencia.

Recuerden que la infección del oído es muy común y es uno de los padecimientos que genera más visitas al veterinario; también se produce con mayor reincidencia. Prevenir estos padecimientos es muy simple y está relacionado con la disciplina y la higiene.

#Saludogs,